jueves, 11 de octubre de 2012

CRÍTICA: CHAINED (2012)




Título: Chained.
Dirigido por: Jennifer Chambers Lynch
Escrito por: Damian O'Donnell, Jennifer Chambers Lynch.
Año: 2012
País: USA
Reparto: Vincent D'Onofrio, Eamon Farren, Julia Ormond, Gina Philips, Jake Weber, Conor Leslie, Evan Bird
Género: Horror, Thriller, Suspenso.
Valoración: 6,9/10

Sinopsis: Bob es un asesino en serie que acecha a su presa en las calles de la ciudad, junto a su reticente protegido Tim, quien debe hacer una elección de vivir o morir, entre seguir los pasos de Bob o liberarse de su captor.

CRÍTICA: La extrovertida y simpática directora Jennifer Lynch mejor conocida por escribir el libro  “The Secret Diary of Laura Palmer” y también por dirigir Boxing Helena con tan solo 19 años de edad, vuelve al mundo cinematográfico tras su última película del 2011 titulada Girls! Girls! Girls! Esta vez lo hace como co-guionista y directora de su nuevo film de horror Chained una película que con su escasa publicidad en el mercado, igual ganó su lugar como una de las películas del género para ver este 2012. Pasando por festivales de renombre como el “Fantasia Festival”, “Sitges” y “Film4 FrightFest” y con la distribución internacional de la mano de Anchor Bay Films, Chained no alcanzó a estrenarse en cines siquiera con un estreno limitado para ver la luz solo por el hecho de ser una película independiente. Comparada con Bereavement, llegando a decir “es una copia exacta de la película de Stevan Mena” la película de Lynch ha sido el centro de habladurías tanto para los seguidores del genero como para los críticos expertos. La trama que nos relata se centra en un día sábado cualquiera, cuando Tim y su madre Sarah toman un taxi después de salir del cine. Lo que no saben que este taxista es un asesino en serie que asesina a mujeres solas de toda edad por las tardes. Bob (el nombre del asesino) los secuestra  llevándolos a su casa para cometer un crimen que esta vez será diferente ya que ahora hay un niño presente. Tim  aterrado presencia su primer asesinato,  para su horror la pesadilla no acaba ahí. Bob tiene planes oscuros de tenerlo como un esclavo encadenándolo bajo llave forzándolo a limpiar y enterrar todos los cuerpos de las próximas  víctimas que lleve a casa para asesinarlas. ¿Será el pequeño Tim un futuro asesino?

Sin pesadeces, yendo al grano inmediatamente Chained arranca con una escena bestial, dejándonos de piedra por la frialdad que Lynch muestra con el trato que tiene Bob hacia sus víctimas cuando las pone dentro de su casa sin escrúpulos de arrepentimiento alguno. Incrementando la intensidad e intriga, retrocedemos ocho semanas atrás para ser testigos de uno de los crímenes más psicológicamente crudos pero manejados con una suavidad que te deja marcando ocupado sintiendo un peso en el pecho más fuerte que el propio niño. Cuando Sarah va con su hijo en el taxi y ve que pasan el camino que debería haber tomado en hombre para llegar a casa, fluye un miedo que llama a la desesperación en aquel auto que bajo un sol que no calienta nada, la pesadilla se torna mas enferma al no escuchar absolutamente nada mas que respiraciones agitadas y un cerrar de ventanilla que por si sola dice “vamos directo al infierno”.  Tras unos diez minutos de total asquerosidad que nos voló la cabeza dejándonos con cara de WTF, pasamos a una secuencia que me partió el alma, que la vi desde el punto de vista de Tim y fue tan magistral por su forma de ser mostrada;  imágenes futuras y la voz del protagonista de fondo relatándole con una maldad al niño lo que tendrá que hacer a futuro mientras viva en aquella mugrienta casa que tan solo mirar a su alrededor, cada pequeño rincón destila una pudrición humana que traspasa la pantalla. Entrando a la casa y dejando ese inicio inquietante, los setenta minutos que nos restan de metraje no saldremos ni para ver una mísera gota de luz, porque lo que se avecina no es mas que una manipuladora tortura psicológica que nos hará comernos las uñas de la tensión.

El desarrollo se viene cargado de secuencias claves donde Lynch nos desvelará uno que otro detalle bastante retorcido que nos dejará nuevamente boquiabierto. Mientras avanza la película el ritmo de horror acelerado del inicio va disminuyendo para entrar a una atmósfera más dramática pero con unos fabulosos tintes de thriller psicológico en que Lynch se toma el desarrollo única y exclusivamente para presentarnos a Rob y así poder conocerlo mas fondo con la intención de que a la hora de los asesinatos nos conectemos con él y veamos de un punto de vista diferente el por qué comete este tipo de actos horribles y quedarnos con ese sentimiento extraño e indeciso de si catalogarlo como un hombre que no tiene perdón de Dios o de si es un hombre que por su trauma y estado mental está en todo su derecho y en partes se justifica (algo descabellado pero que nuestra directora plantea sin vergüenza). Todo eso se logra a través de unos ácidos flashback alocados que parten en desorden con un puñado de imágenes donde no sabes quien es quien, se es difícil captar la situación porque somos nosotros los que tenemos que armar el rompecabezas. Pero en cuestión de segundos, agarras el hilo y ahí te tiran de golpe la respuesta cliché en la cara, la cual intentarás digerirla hasta el final  y que a más de uno lo partirá en pedazos (mi caso). En ese corto lapso de tiempo cortan los flashback que desaparecen sin regresar, porque lo mostrado en esos cuatro minutos vale más que la película en sí. A pesar de toda esta belleza, hay un punto negativo que no le juega bien a Chained. Como es infaltable en los thrillers, el contenido psicológico tiene que estar muy trabajado para que no caiga en lo rutinario como sucedió aquí.

¿Cuál es el punto negativo? Pues, sucede que durante su desarrollo, el argumento planteado por Lynch y O'Donnell se divisa desde lejos que es potente pero faltó un buen manejo para armar cada escena desde su base principal e ir levantando y aprovechando ese suspense que se creó en un principio, no atascarse tornándose rutinaria, lo cual hizo que la película en momentos cayera por un camino argumental lento y lineal con la gracia que siempre el propósito era diferente (por suerte eso no duró mucho). La conclusión que saqué fue, que en varias oportunidades se rellenó con situaciones que no era necesarias para extender una historia que no necesitaba pasar de los ochenta minutos de duración. En fin, ya quedándonos perfectamente clara la situación, al acercarnos al tramo final, Lynch introduce a unos personajes secundarios (femeninos) de ultima hora para regresar a la emoción y poder darle un giro a la trama donde se pone a aprueba la confianza y lealtad pero solo se haya una traición que desvela una jugosa sorpresa atrapando y dejando al espectador con una adrenalina mortal asegurada. Y como si fuera poco, a tan solo siete minutos de que todo termine, estas dos criaturas (Lynch y O'Donnell) tenían un sorpresivo as bajo la manga, sacando a flote el giro argumental que me tomó desprevenido y no me lo vi venir ni en sueños, cerrando la historia con este inesperado final inteligente pero que se va demasiado rápido, muy precipitado que te cuesta tomarlo en serio para poder reflexionar y sacar tu propia versión. Siendo este el segundo error de Chained que después de transcurrir en tranquilidad con escenas sencillas y perturbadoras se va de sopetón al ritmo veloz, dejando con la sensación de no haberlo visto todo como debió ser.

La película esta protagonizada por dos actores, pero que a medio pasar se incorporan unos personajes secundarios. Empiezo por el increíble Vincent D'Onofrio; este actor que vimos en la alucinante “The Cell” es quien interpreta a Rob, un hombre atormentado que todos los días sale en busca de mujeres para asesinarlas y violarlas sin importarle la edad y aspecto físico. En pocas palabras, un asesino en serie. D'Onofrio una vez mas me sorprende y es que tantos años actuando en cuanta película y serie se le cruce, demuestra que ha valido enormemente la pena. La manera en que se expresa, sus gestos, su mirada, su caminar y el comportamiento que tiene ante las situaciones es aterrador. Una de las mejores actuaciones de este año que sin duda merece todos los premios y reconocimientos posibles. El joven Eamon Farren es Tim (a la edad de diecinueve años) el niño secuestrado por Rob que pasa toda una vida viviendo un terrible calvario. Con cuatro películas a su espalda y sin haberlo visto nunca actuando, el chico lo hace maravillosamente bien y con su peculiar rostro tenía la mitad del trabajo hecho. No decepciona, ni hace una interpretación falsa, lo único que hace es transmitir dolor e ingenuidad desde que aparece con un desempeño actoral soberbio. En especial Mencionar la aparición del pequeño Evan Bird quien interpreta a Tim a los ocho años. A pesar de tener poco protagonismo actuando sólo al comienzo y con su poca experiencia frente a las cámaras, este pequeñín  me dejó atónito. Siempre he valorado a los niños que tienen la oportunidad de estar en cintas de horror y que Bird, a su edad esté presente en escenas crudas con alto contenido de sangre, sufrimiento y llorando por presenciar  “asesinatos”, es destacable.

La puesta en escena es impecable y para nada pretenciosa. La fotografía está perfecta  a manos de Shane Daly que le dio ese color amarillento de agobio a las secuencias de mal cuerpo, más el gris plateado para los flashback que estuvo muy acertado. La ambientación y montaje siniestro que logra intimidar con ese aspecto hediondo de cuerpos en descomposición que impregnaba cada pared y rincón de la casa, que se puede sentir a millas de distancia. Las tomas rodadas en el auto, uff mierda que me hicieron sentir pena y desesperación, al ser solo un auto como cualquier otro consiguieron unas imágenes increíbles. Los efectos especiales, el maquillaje de heridas y puñaladas están geniales, sin tener que recurrir a la exageración de sangre y mutilaciones los que se pueden ver, son usados con elegancia. El guión sobresale por su sobriedad y por la innovación que desprende en cada escena, y los diálogos son de lo mejorcito, dicho por los personajes con bastante intensidad (fijarse en el modo en que habla el personaje de D'Onofrio). La dirección de la Sra. Lynch es cuidadosa, pienso que si no hubiera tenido conocimiento del director de esta película, hubiese sospechado que una mujer estaba detrás de cámara, por la delicadeza con que se finalizaba cada toma y por los planos enfocando de equina a esquina. La banda sonora sin ser nada del otro mundo y con algunos tonos familiares, los chicos de Climax Golden Twins  componen y obtienen unas pistas de sonido duras y a su vez frágiles que acompañan al personaje central en su aventura aberrante, mientras que por otro lado la pista central con tono de silbido tormentoso engancha a pasos cercanos las partes en que Rob Y Tim dialogan sobre el conocimiento del cuerpo.

Sin tener grandes intenciones de verla y recomendada por varios amigas y amigos cinéfilos, Chained a resultado ser una exquisita pieza que como muchas, tiene sus fallos pero que gracias a su guión serio y maduro te hace olvidar sus errores e importándote sólo por lo que es. Un tremendo thriller de horror que entrega un mensaje para hacernos reflexionar como personas. Una película que se vive en carne propia, que te deja pegado hasta que terminen de pasar los créditos. De la cual me atrevo a decir que es imprescindible para todos aquellos que buscan emociones altas, violencia, gore light, buenas actuaciones y contenido de primera. Pero se la recomiendo a todos seguidores del género en general, tienen que darle un visionado porque no dejará indiferente a nadie. Sacando desde lo escombros al enterrado subgénero de “asesinos en serie” y guardando en un baúl bajo siente llaves todo lo que hemos visto sobre él, la directora Jennifer Lynch crea una sofisticada nueva visión sobre estos personajes  problemáticos y enfermos dejando el pesado asunto “policial” en el olvido para enfocarse sólo en lo que nos interesa ver. . Con escenas retorcidas como la partida del juego de cartas/adivinanzas realizada con las identidades de las mujeres asesinadas, Chained queda en el recuerdo para siempre. Y por ultimo para los que no la han visto, decirles que olviden por completo esos comentarios donde es comparada con la mediocre Bereavement, ya que Chained la supera hasta en el más mínimo detalle y aspecto técnico. Para los que dicen que es una copia de aquella cinta, entonces sería interminable para mí comenzar a decir cuantas películas de horror son robadas por su argumento (para que nombrar los slashser que pecan de originalidad).


                                              AQUÍ LES DEJO EL TRÁILER:

6 comentarios:

  1. Saludos
    Ayer me vi está película. La copia que tengo es en V.O.S con lo cual los diálogos brillan aun más.
    He visto algunas películas de Vicent D´Onofrio, y siempre consigue actuaciones muy trabajadas y con mucho empaque. Para mí ese era el principal reclamo para ver esta película. Aun así la vi sin muchas expectativas, y la verdad es que me ha sorprendido gratamente.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu crítica. En ningún momento se me ha hecho pesada o lenta, pero tal vez sí que le sobran algunos minutos de metraje. Qué para colmo de males nos lo pretende resolver de golpe y porrazo en los escasos últimos 10 minutos de película. Y no sé si precisamente por lo apresurado del final y tener esa falta de tiempo para asimilarlo o la sensación de que te faltan datos, al final lo que consigue es que el final, que no por sorpresívo e inesperado, sea desafortunademente eso un final convencional y poco creíble.
    Bueno, es solo mi opinión, pero da la sensación de que toda la tensión acumulada y muy bien llevada a lo largo de los noventa y pico minutos de metraje se viese obligada a diluirse así de un plumazo sin saber muy bien como.
    Por otra parte, las interpretaciones son geniales y muy conseguidas. No solamente la de O´Nofrio, la de Tim tanto de niño como la del actor que lo interpreta de mayor es perfectamente creíble y muy lograda. Yo desconocía a este actor, y sí que es cierto que con ese rostro tan particular, ya tiene buen parte del trabajo hecho.
    El guión como ya he mencionado tiene algunos fallos, pero para mí el más imperdonable es sin duda cuando entra en escena el personaje de Angie. El dialogo que mantiene con Tim para intentar interactuar con él, creo que no es lógico que una de sus primeras preguntas sea, y sin venir a cuento la de: "¿Cuánto tiempo llevas aquí?". Yo creo que este personaje en esa situación: secuestrada en una casa por Rob y Tim. Uno de mayor edad que el otro, perfectamente lo primero que pensaría es que son padre e hijo. Un padre colgado y totalmente desquiciado y su hijo algo retrasado que está en vísperas de "su primera vez".
    Con todo esto no quiero quitarle méritos a esta pequeña joya y la recomendaría sin dudas. Ya que a pesar de sus "fallos" es un psicothriller con mayúsculas, que como bien dices, hace muy bien en dejar de lado toda esta típica maraña policial a la que ya estamos tan acostumbrados, para centrarse en lo que realmente importa.

    Nuevamente saludos y felicitaciones por esta página que hasta ahora desconocía, pero que visitaré más veces...

    ResponderEliminar
  2. que tal? le voy a echar un vistazo solo por tu analisís! salu2!

    ResponderEliminar
  3. Hijo de puta, me contaste toda la pelicula, menos mal que la había visto antes JA JA JA

    ResponderEliminar
  4. alguien sabe que paso con la chica al final de la peli

    ResponderEliminar
  5. Si que paso von angie? Murio en la casa no?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...