lunes, 8 de octubre de 2012

CRÍTICA: BAIT 3D (2012)




Titulo: Bait 3D
Dirigido por: Kimble Rendall
Escrito por: Russell Mulcahy
Año: 2012
País: Australia.
Reparto: Xavier Samuel, Sharni Vinson, Julian McMahon, Phoebe Tonkin, Cariba Heine.
Género: Horror, Thriller, Suspenso.
Valoración: 5,3/10

Sinopsis: La película gira en torno a un tsunami que se produce en la Costa Dorada de Australia, trayendo consigo un enjambre de tiburones sedientos de sangre.

CRÍTICA: Si digo tiburón de inmediato se les viene a la cabeza  “Jaws” de 1975 ¿no? Aquella película que Steve Spielberg dirigió con solo 24 años de edad (en ese entonces) dejando el listón tan alto para el subgénero de los escualos asesinos que hasta el día de hoy ninguna otra película ha logrado superar (tal como lo fue El Exorcista para el de las posesiones y demonios). Teniendo en cuenta la poca originalidad de las películas de horror estrenadas a diario, de los excesivos remakes, reboot, secuelas, spin-off, y de ser un género que ha sido tomado para burlas en varias producciones de la productora Asylum, solo nos queda conformarnos con que la película por ver entregue entretenimiento y no otra parodia pobre aberrante. Estando muy de moda el formato 3D, la mayoría de las películas (incluyendo algunas de serie B que no pasan ni al estreno limitado) están siendo rodadas tridimensionalmente para crear un efecto de impacto y más realismo a lo que sea que estemos viendo. ¿De que mierda va todo esto? Pues tranquilo que ya diré el por qué. El año pasado tuvimos la oportunidad de tener buenas expectativas cuando luego de un año de espera pudimos ver el adelanto de lo que sería “Shark Night-3D” película veraniega de tiburones con jovencitos cachondos de vacaciones. Pero cuando se estrenó con más de algunos pegados en primera fila de la sala de cine esperando un gran espectáculo, la cinta no había sido más que uno de los peores bodrios del año 2011 dejando una decepción y gusto a vomito enorme para los seguidores, ganándose unas cuantas críticas que la destrozaron de pies a cabeza. Como resultado, más de un 3,9/10 no ha llegado en ningún sitio web y revistas. Afortunados lo que no la conocen.

Ahora desde la lejana Australia (país con una excelente reputación en el género de horror) nos llega otra de tiburones en tres dimensiones titulada “Bait-3D” dirigida por el australiano Kimble Rendall respetable ayudante de director de grandes cintas como Matrix, I, Robot, Gosht Rider, Underwolrd entre otras, que por segunda vez se coloca tras las cámaras para dirigir. Expectantes de la película y de todas las noticias que circulaban de ella, esperábamos que al menos esta nos hiciera olvidar el mal rato que nos dejó la infumable cinta de David R. Ellis. Ya cuando salió a la luz el tráiler, sin llevar siquiera quince segundos de estar viéndolo pudimos fijarnos aterrados que el presupuesto era bajo y no por nada al día siguiente se confirmó que su estreno sería “limitado” para luego ir derechito a la venta en DVD Y BLU-RAY. Estando entre la espada y la pared de si echarle o no un vistazo sin duda algo pequeño me atrajo como le sucedió a muchos, y tal como me preguntaron irónicamente mis amigos ¿Que maravilla es la que te hace darle una oportunidad?  Pues su argumento, que no siendo nada nuevo se aleja bastante del grupo que va por la aburrida fiesta viéndolos morir tras meterse incontables veces al mar para plantear una trama compuesta por una terrible catástrofe natural (en este caso un tsunami) y obviamente tiburones. Estos dos elementos interesantísimos de los cuales imagine de inmediato que podrían sacar gratificantes secuencias, fueron los que me hicieron regalarle este  merecido visionado. Aunque entre nos, siendo sincero diré que sin saber del argumento la iba a ver de todas formas simplemente por el hecho de que la curiosidad mato al gato y yo por eso mismo esto mas que muerto y enterrado.

Dejándola a propósito de lado y haciéndome el loco, finalmente me hice un tiempo y la semana pasado la vi. Sin dificultades Bait 3D arranca con la habitual introducción mostrando lo que será, pasando velozmente con  la idea de hacernos una breve carta de presentación con personajes a través de sus problemas personales. Aquella siendo precisa es la simple historia de cinco par de personas (entre ellas parejas, padre e hija, tipos conflictivos, etc) que se conocen por vivir cerca y trabajar en el mismo supermercado. Sin sobrepasar los veintidós minutos comienzan a brotar los problemas que son llevados discretamente para entrar en calor. El pánico junto con la tensión que se genera con la situación criminal, causa estragos mínimos que de forma inteligente no se lleva a cabo dejándola a mitad de camino (ósea sin finalizar) introduciendo un obligado remesón seguido de una sabrosa ola gigante que inunda el supermercado arrasando a su paso con unas muertes bruscas y con la destrucción total del lugar. El envoltorio de drama de crimen intencional quitado eficazmente para quedar en un papel de catástrofe apocalíptica desprevenida en compañía de escualos hambrientos, sobra desde un principio siendo que hubiesen podido haberle sacado mas provecho siguiendo a fondo con el problema personal del chico protagonista que se deja de lado y cuando lo retoman no logra la conexión sentimental como debería. Era mucho más interesante ese detalle soso provocado y conectado con el inicio de la película que el trillado tema criminal que a finales no tiene una base exacta y coherente que no se explica (y fue mucho mejor así). Pasado el tsunami que arrasó con todo, en media hora que se te va volando pasamos al desarrollo.

Ya estando el supermercado y el estacionamiento inundado producto del gran tsunami, hecho picadillos y con nuestros protagonistas comenzando a salir de agua individualmente por ratos hasta estar sanos y salvos sentados sobre los estantes botados pensando como salir del lugar, nuevamente nos cambian de Disaster Movie a un Survival con el cual nos quedaríamos hasta el final de la película.  Entrando con discreción, el tiburón se desplaza nadando lentamente en busca de comida, pero su intento de no ser descubierto no surte efecto cuando una de las chicas mira que algo se mueve de bajo del agua arrastrando a una muñeca. Tomándole más importancia a la situación sabiendo que un tiburón blanco de cuatro metros se ha reunido para hacerles compañía y ponerse al día con las compras del mes en donde su prioridad es echar harta carne al carrito metálico. La desesperación, desorientación y  el pánico por no ser devorados por la bestia que está ante sus pies, las “ideas” con riesgos salen a flote trayendo una serie de muertes que van disminuyendo el numero de supervivientes. Pero como el  supermercado no es el único escenario central, también lo es el estacionamiento donde quedan atrapados cuatros personajes en sus autos. Uno de ellos es nada menos que un adorable perrito que tiene una agobiante escena  en el agua que nos hace sudar y decir “¡apresúrate, nada mas rápido cachorrito!” una escena cliché que disfruté mucho y que termina con un tierno ladrido.  Sin embargo, como es de esperarse, el culebrón romántico de telenovela se introduce en la historia intentando hacernos caer en un ambiente Psicológico que nos lleva a la conclusión que ha sido forzado para no ser solo una diversión gore.

Como buenos minutos finales, Rendall deja las conversaciones y muertes de turno para despegar con el terror y suspense donde por la divina sabiduría del más allá, a estos chicos se les viene a la cabeza una idea brillante que todo el tiempo estuvo ahí guardada pero que no quisieron llevarla a cabo para ver morir a unos cuantos pesados con actitud insoportable y utilizarlos como carnada en venganza por acontecimientos que sucedieron en el inicio. El protagonista se deja de mariconadas, le planta el beso a su chica (esa que lo dejo por otro) agarra fuerza de Rocky y manos a la obra con el tiburón. Mas gore, viseras, brazos flotando, escopeta, perrito, gritos y un no parar de elementos que con sencillez nos sacan sonrisa pudiendo deleitarnos con alegría. Recordando vagamente en varias ocasiones (sin comparación) a Deep Blue Sea 1999 por el hecho de que las dos transcurren en un lugar cerrado donde las salidas son escasas y varias secuencias realizadas en el agua que nos hacen sospechar que Rendall haya sacado una que otra cosita poca de la película de Renny Harlin. Con harta acción, emoción y slow motion (efectivo) el infierno llega a su fin con una mini batalla sacada de una película futurista entre el guaperas y la bestia acuática. En el final optan por sacar a varios con vida (para ser un survival te impresiona el total de personajes con vida)  y sin recurrir al camino de “ya todo terminó, todo feliz como antes”, cuando logran salir se dan cuenta que ahora tendrán que lidiar con el desastre que habita afuera, donde está todo destruido. Sin tener un mísero giro argumental ni sorpresas aun así te lo ves venir de lejos, pero ese tema de tener que seguir sobreviviendo te deja con buen sabor de boca sin tener que mamarte el odioso final feliz.

En el reparto tenemos a puros australianos, partiendo por el actor Xavier Samuel al que vimos en la imprescindible The Loved Ones. Podría decir que él es el protagonista principal porque si bien hay varios actores, son tres los que sobresalen por el rendimiento actoral que presentan. Como chico héroe que toma las decisiones está bien, pero sigo creyendo que algo le falta en sus interpretaciones porque nunca termina de convencer por la falta de credibilidad en los personajes, transmitiendo muy poco al momento del “quiu”. La actriz Sharni Vinson (la que debutó con Step Up 3D y veremos en las esperadas You’re Next y Patrick) interpreta a la novia confundida de Xavier. Demostrando que no solo es una excelente bailarina, Vinson puede llorar y crear fácilmente todo tipo de sentimientos con su actuación a la hora de entrar en su personaje. Julian McMahon el lujurioso doctor Troy de Nip/Tuck interpreta a Doyle que vendría siendo ese personaje que se cambia de bando y termina siendo el segundo héroe de la historia. Correcto sin mayores logros McMahon es un actor que está tan familiarizado con el personaje Troy de la serie nombrada anteriormente que cuesta verlo en algo distinto (como Daniel Radcliffe en Harry Potter). Alex Russell actor que vimos en la sobrevalorada “Chronicle” y que el próximo año veremos en el remake de Carrie, interpreta al típico chico chistoso que pasa por situaciones que no espera.  Teniendo el duro trabajo de tener que levantar las escenas en el estacionamiento por el poco reparto que lo acompaña, lo hace bien sin destacar en nada. Y Dan Wyllie es el malo de la historia, el que tira palabras venenosas y no aporta nada más que problema tras problemas.

Su factura técnica es como el camaleón cambia cuantas veces puede para bien y para mal. La puesta en escena es sin duda lo mejor de todo el metraje, los escenarios escogidos para filmar estuvieron acertados, cuidados y detalladamente trabajados. La fotografía va cambiando una vez que sucede la parte de la catástrofe, para después mantenerse en un clímax húmedo y frío. Muy logrado el ambiente del supermercado en malas condiciones, se veía completamente real al ver todo destruido e inundado con artefactos moviéndose de una lado a otro a punto de caer. Los efectos especiales a ratos están correctos (a ellos me refería con lo del camaleón) pero en otros están muy flojos sin mencionar que el tiburón se veía muy computarizado, solo al final usaron una marioneta robotizada que se vio mucho mejor y real que la animación. Lo contrario fue con los FXs de maquillaje que estuvieron a la altura de otras cintas similares. La dosis de gore y sangre que se presenta es alta y jamás pasa a segundo plano. El 3D utilizado queda de sobra porque las escenas que supuestamente sobresalen de la pantalla eran sencillas y en vez de impactar de frente se desviaban para el lado sin impresionar (haberla visto en 3D hubiese sido una perdida de dinero). El guión reúne el contenido necesario para entretener e innovar sin caer en rutina de imágenes repetidas, pero el intento de querer ponerse serios arrojando diálogos sobre cosas del pasado fue un intento fallido y absurdo sabiendo que  lograr eso en una de animales hoy en día es complicado. La banda sonora  se deja llevar más por los sonidos vacíos que hacen eco en el lugar, que por las melodías y tonos de siempre. Cuando alguien moría se escuchaba ese tema mareador.

En fin, Bait 3D es un pequeño survival que no decepciona, que tiene errores en abundancia pero comparada con otras de la misma calaña, esta no es nada. Una película inverosímil que peca en originalidad, amplia en tópicos y sabia en su desarrollo que hacen de ella merecedora de un visionado. Después de tener las mandíbulas adoloridas de tanto apretar los dientes por temor de que esta fuera mil veces peor que Shark Night y Dark Tide, al final el resultado ha sido satisfactorio y entretenido pegándole una inmensa patada encima a estos dos BODRIOS con mayúscula. Ver esta producción australiana sin conocimiento y sin pedir nada más que unas horas agradables, te puedes llevar una humilde sorpresa. La recomiendo para todos aquellos amantes de las películas de Asylum  y para los que no tienen paciencia, que no se conforman con un producto fácil, que piden todo el tiempo grandezas, pues descártenla y se ahorran el destrozarla. Sin alardear, en mi opinión está a la par con Piraña 3D de Alexandre Aja, que sin nada que envidiarle entre los efectos y gore se quedan en un empate, solo que Bait tiene la ventaja de no contener ni una pisca humor negro. Lo mejor es su duración que se pasa volando y que al terminar de verla, transcurriendo unos cuantos días ya queda en el olvido. Lo peor es que se realizó con ambición teniendo la intención de quedar como la película mas taquillera de su país (por el presupuesto) pero viéndola pensamos que producciones  como Wolf Creek, The Loved Ones o Acolytes con poco dinero son bellezas indiscutibles que no necesitan más.  Australia tiene mucho que entregar y al paso de los años va creciendo aportando jugosos granos de arena que quedan en el recuerdo, excepto por esta.


                                      AQUÍ LES DEJO EL TRÁILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...